¿Cuáles son los componentes de la leche materna?

¿Cuáles son los componentes de la leche materna?

por Argelia Juárez Luévano de Maternidad Postparto

¿Te has preguntado alguna vez de qué está constituida la leche materna? ¿Habrá grandes diferencias entre la leche de una mujer, la de una coneja o la de una ballena? Sí. Definitivamente hay grandes diferencias, pues cada especie de mamífero produce la leche ideal para el sano crecimiento y desarrollo de sus crías. Hoy sabemos que la leche de coneja tiene casi 7 veces más minerales que la humana. ¡Y que la leche de ballena tiene hasta 13 veces más grasa que la nuestra! Estas significativas diferencias se deben a las necesidades básicas y específicas de cada especie, y particulares en cada individuo de su propia especie. En general sabemos que los nutrientes básicos de la leche materna son: agua, carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Y poco se sabe que también contiene: enzimas, hormonas, factores de crecimiento e inmunoglobulinas (anticuerpos). ¡La leche materna es un fluido vivo, lleno de células y bacterias benéficas! Por ejemplo, con el aporte de millones de glóbulos blancos y citoblastos que reparan los órganos o cuando enfrentan alguna patología (enfermedad). ¡La leche materna además de ser nutritiva es curativa! Los científicos constantemente actualizan los datos de los resultados de las investigaciones sobre el estudio de la leche humana. Gracias a su arduo trabajo también sabemos de los ácidos grasos de cadena larga que favorecen el desarrollo del sistema nervioso de tu bebé, de la importancia de los oligosacáridos que funcionan como prebióticos alimentando a las bacterias benéficas del intestino, de la función de las diferentes moléculas de microARN entre otros muchos resultados. El estudio y la investigación constante de la compleja composición química de la leche materna confirma los beneficios de lactar a nuestros hijos. Con la leche de mamá estarán muy bien nutridos, preparándose para su desarrollo físico y mental. Sus órganos, aparatos y sistemas se irán alimentando, regulando, reforzando y protegiendo. La lista de los ingredientes es larguísima y probablemente irá creciendo y especializándose por componentes y funciones. Pero me falta mencionar al ingrediente más importante que amalgama a todos: el deseo de lactar de las madres. Amamantar es entrega pura, es disposición de tiempo y espacio. Es seguir entregando el cuerpo para seguir gestando pero ahora desde el exterior. Nuestros pequeños bebés dejan el útero para instalarse en los cálidos y suaves pechos de mamá. Para ello es bien importante que la madres lactantes estén muy bien cuidadas para que ellas sigan cuidando a sus hermosos hijos. Es indispensable que mamá esté acompañada por familia y amigos que la sostengan física y emocionalmente para que ella pueda disfrutar de su lactancia. Es indispensable que mamá cuente con la orientación de los profesionales de la salud actualizados en lactancia para que ella pueda enfrentar mejor los retos que vayan apareciendo. Con información basada en pruebas y una buena red de apoyo emocional mamá e hijos podrán gozar de los maravillosos beneficios de la lactancia materna. Deseo de todo corazón qué tu lactancia sea realmente un gozo y no un suplicio. Que ambos disfruten del placer de estar juntos, de seguir mirándose tiernamente a los ojos haciendo que el amor crezca y crezca.